El poder de la ropa íntima minimalista

El minimalismo no es una tendencia, es una herramienta para un estilo de vida que busca alcanzar la libertad, según lo explican en su página web y documental los famosos estadounidenses que se hacen llamar “The Minimalists”. Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus llevan una vida con un mínimo de posesiones creyendo que el minimalismo sirve para llevar una vida libre de preocupaciones, culpa, depresión y muchas otras trampas que nos ha impuesto la sociedad de consumo en la que vivimos.

Para muchos, el sistema minimalista de desprendernos de la gran mayoría de nuestras posesiones y objetos materiales puede llegar a ser extremo. Es difícil vivir con menos de 100 objetos en tu vida entre ropa, muebles, implementos para cocinar, entretenimiento, etc. Tenemos tantas cosas en nuestras casa que, ¡es imposible contarlas!

Pero hoy les traigo una buena noticia. Existen formas más sencillas de aplicar el minimalismo a tu vida que incluso traerán grandes beneficios a cambio.

Para empezar, podemos ser minimalistas con lo que usamos. La mayoría de veces, nuestras prendas quedan guardadas y olvidadas en el clóset. Desprendernos de estos objetos claramente innecesarios es un buen lugar por donde empezar.

Por ejemplo, utiliza ropa interior básica. Este tipo de prendas nos permite lograr la versatilidad, ayuda tu economía y te acerca a esa libertad consumista que muchos añoramos.

 La ropa interior básica debe tener tres características:

  1. Practicidad en forma
  2. Practicidad en color
  3. Comodidad

 La forma de la ropa interior es clave para cualquier mujer. Depende en la mayoría de casos de la ropa exterior que nos guste usar. Debe cumplir ciertas funciones: cubrir, descubrir, sostener… las posibilidades son muchas, como la variedad entre mujeres. La ropa interior básica tiene formas que se prestan para muchos usos y funciones, por lo cual se convierte en práctica y nos permite usarla repetitivamente.

En cuanto al color, entramos aún más al mundo del minimalismo. Resulta que la ropa interior negra, blanca y beige es mucho más fácil de combinar que la ropa interior de colores o estampados. Estos tres colores básicos van con todo y nos acercan a la versatilidad. Menos complicaciones, mayor felicidad.

La comodidad, en cambio, decíamos que era un valor agregado, pero en la actualidad es un bien necesario. Como mujeres posmodernas queremos primero estar cómodas para nuestra vida diaria y luego sentirnos sexis para los momentos íntimos. Por esto es clave encontrar una ropa interior que sea cómoda y que a la vez te haga sentir hermosa.

En conclusión, la ropa interior básica nos ayuda a ser versátiles. Podemos utilizarla más a menudo gracias a su comodidad, su facilidad para combinar y sus diseños prácticos. Esta versatilidad ayuda nuestra economía. No necesitamos comprar diez piezas de tops para cada diseño distinto de camisa que tenemos.

El minimalismo en la ropa íntima es muy fácil si compras básicos y además, trae muchos beneficios; aprendemos a usar lo necesario para nuestras vidas y nos acercamos a la tan añorada libertad del consumismo masivo.

Deja un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados